6 visiones de un emprendedor para iniciar su primer negocio

Muchas personas sienten la llamada de aventurarse a un emprendimiento, creen que es el momento adecuado y que tienen las herramientas necesarias para hacerlo. Sin embargo, un emprendedor se debe parar a pensar antes de dar el paso sobre qué negocio rentable pueden comenzar.

 

Aunque el dinero sea importante, no debe ser influyente a la hora de decantarnos. Por eso, os cuento, a continuación, cuáles son las visiones que un emprendedor debe visualizar antes de lanzarse a un emprendimiento. Estos consejos serán orientativos y no tienes que llevarlos a raja tabla, sino que te servirán para meditar y ver qué opciones existen además del factor económico.

  1. El negocio está relacionado con algo que apasionas

Emprender conlleva muchos riesgos, así lo demuestran las estadísticas que afirman que un 80 % de los nuevos negocios fracasan en los tres primeros años de vida. Lo positivo es que después de una caída, se aprende una lección y eso te permite seguir avanzando y tener ganas de seguir intentándolo porque las probabilidades de fracaso serán mucho menor.

Y digo esto porque necesitas una motivación fuerte para arriesgarte, y esta no es el dinero. Sabes de antemano que los comienzos son difíciles y si el dinero fuera tu única motivación, tirarías la toalla pronto al ver que los resultados no son lo que esperabas. Lo único que realmente te hará luchar por tu negocio será tu pasión por emprender en algo que te guste, que ames, entonces no te importará levantarte las veces que hagan falta, e irás directo a conseguir tus sueños.

Mi mejor consejo es que descubras qué te apasiona, cuáles son tus hobbies, qué se te da bien hacer, y en función de eso, orientar tu  negocio. Cuando descubras esto, habrás dado un gran paso y estarás preparado para ir a por tus sueños, aun sabiendo que no podrías conseguirlo a la primera.

  1. No es un camino de rosas, detrás hay mucho sacrificio

Un negocio que no te haga salir de lo rutinario, que no te haga superar retos constantemente y que te haga ver las cosas de la misma forma que antes, siento decepcionarte, pero no será exitoso.

Un verdadero emprendedor no espera que el nuevo negocio no implique un gran sacrificio por tu parte, que lo veas en un segundo plano, ya sea porque es un hobby, es un segundo trabajo y el primero ya te quita demasiado tiempo o la razón que sea, caerás en el error de no involucrarte hasta la médula y en verlo como un juego más que como algo serio.

Por tanto, es imprescindible que el negocio te saque de tu zona de confort, por lo que te encontrarás nuevos retos y desafíos que afrontar, y te lleve a superar tus propios límites, poniéndote en situaciones nuevas que antes no habías vivido, pero que te hacen crecer personal y profesionalmente.

  1. Debe permitirte crecer como persona y profesional

Un negocio en el que no puedas demostrar las fortalezas que tienes, y desarrollar y trabajar aquellas que te faltan, no hará otra cosa que estancarte en tu negocio. Y eso es justo lo que no desea un emprendedor.

  1. Te ayuda a deshacerte de tus temores

No has nacido con una cultura emprendedora en el colegio ni en la casa. Por eso, cuando hablamos de emprendimiento, pensamos en lo incierto, en qué pasaría si fracasáramos y cómo nos verían los demás desde su posición.

Es normal que haya miedo a lo desconocido y que haya cosas que te asusten, pero no debes dejar que ese miedo te haga más pequeño. ¿Cuál es el secreto? Dar pequeños pasos, pero seguros. Poco a poco te familiarizarás y verás que no era para tanto.

  1. Te permite ejercer de líder y construir nuevos lazos

Un buen emprendedor, para que su negocio siga adelante y crezca, debe ejercer su capacidad de liderazgo y crear nuevos lazos profesionales.

Por un lado,  debe saber delegar tareas en otros, guiar a sus trabajadores hacia la consecución de unos objetivos y aconsejarles en todo momento del camino a seguir.

Y por otro lado, el networking es la mejor forma de crear relaciones efectivas que te ayudarán en un momento determinado.

  1. Te ayude a confiar en ti mismo y a controlar tus emociones

Para que tu primer negocio salga adelante, además de todo lo mencionado anteriormente, será necesario ser fuerte mentalmente. Recibirás muchas respuestas negativas y si a eso le sumas el estrés y el nerviosismo porque quieres que todo salga bien, tus emociones podrían dispararse y echar todo por la borda.

Por eso, debes controlar tus emociones y confiar en tus capacidades aunque parezca que nada juegue a tu favor.

 

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *