3 ideas para atraer clientes a tu pequeño negocio de e-commerce

En este post te sugerimos 3 ideas para atraer clientes a tu pequeño negocio de e-commerce de forma efectiva y exitosa

La mayoría de nosotros estudiamos una carrera profesional y desempeñamos nuestra labor profesional en empresas ya establecidas. Pero quienes no toman esta vía y no quieren trabajar como dependientes, encaran la tarea de establecer una actividad más independiente mediante la venta de diversos productos o servicios que le provean los ingresos necesarios para subsistir.

TRES IDEAS PARA TENER ÉXITO

  • Desarrolla tu producto

En primer lugar, sea un producto determinado o un servicio, debe tener una particularidad especial y, por supuesto, ser de calidad. Ante la gran competencia que existe, debes ofrecer un valor agregado a lo que quieras vender, sino los consumidores no verán motivo para querer comprar tu producto  y seguirán siendo fieles a la competencia.

  • Promocionar el producto

Ahora bien, una vez que tenemos el producto la pregunta es: ¿cómo lo promocionamos? ¿Cómo llegar a nuestra posible clientela? En pocas palabras, cómo materializar nuestras ideas o productos en ventas concretas.

Además de promover el conocimiento de nuestra actividad en nuestro entorno inmediato, el clásico boca a boca de toda la vida, hoy en día podemos recurrir a las redes sociales. Estas nos permiten utilizar este método tan antiguo como eficaz multiplicado exponencialmente, y allí tenemos a priori un muy buen recurso.

Podemos pedirles a nuestros amigos o conocidos que transmitan a todos sus relacionados la función y calidad de nuestra actividad en sus conversaciones, y esto hará que nuestro producto pueda ser dado a conocer a muchas personas que no se encuentran en nuestro entorno inmediato, lo que naturalmente aumenta nuestras posibilidades de venta.

Es importante que este tipo de promoción se realice de forma sugerente, casi subliminal, no exponiendo de forma expresa la información como si fuera una publicidad directa, tal como lo haría una agencia publicitaria.

Cuando se trata de una conversación informal con amigos, el dato sobre nuestra actividad es más un hallazgo y no una publicidad directa y esto haría que nuestro posible cliente encare la compra de nuestro producto como una decisión  personal y no impuesta. Una vez realizada la transacción, si el producto o servicio colma sus expectativas, transforma al cliente en un fiel promotor de nuestro negocio.

Por supuesto se dirá que este tipo de promoción no es nuevo, desde Dale Carnegie con su libro “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, infinidad de autores han escrito sobre el tema, lo que tratamos aquí es de modernizar del método y aprovechar las infinitas posibilidades y herramientas que nos ofrecen hoy en día las redes sociales y otros recursos de comunicación para quienes desean comenzar una nueva actividad comercial.

Esto no quiere decir que excluyamos por completo la publicidad tradicional directa que puede ser a través de banners, folletos o promociones personales en actividades sociales. De hecho, las exposiciones y ferias son una gran estrategia para promocionar nuestros productos y ganar visibilidad.

Como se dijo anteriormente, un cliente satisfecho es nuestro mejor promotor. Toda empresa pequeña establece con su clientela un trato muy cercano y personal, que se transforma automáticamente en un activo más a tener en cuenta a la hora de promoverla y aquí llegamos a otro recurso a tener en cuenta:

  • Cuida la postventa

Si asumimos que nuestro negocio será de dimensiones pequeñas, por lo menos en la primera etapa, también asumimos que nuestra clientela será también limitada en número. Por lo tanto, el esfuerzo de mantenerla debe ser prioritario y constante.

Aquí el acercamiento y el trato personalizado es fundamental, no sólo al momento de la venta sino también posteriormente. ¿Cómo es posible? Manteniendo la amabilidad una vez realizada la transacción. Por supuesto, invitándolo a regresar y a que nos sugiera que otros productos o servicios relacionados con nuestra actividad, le agradaría que suministremos tanto a ellos como a todas las relaciones de su entorno.

Se podría pensar que esa última sugerencia debe referirse más a un negocio ya establecido, pero no es así. Si nuestras primeras transacciones no tienen un resultado exitoso no llegarán otras y nuestro negocio habrá fracasado antes de empezar.

Y aquí la última y fundamental sugerencia: todo éxito está cimentado de múltiples fracasos, no te desanimes ante los primeros contratiempos y sé persistente, es lo que te llevará al éxito seguro.

Post creado por Edith Gómez
Editora – gananci.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *