Gante, ciudad histórica y comercial

Dominar la ciudad de Gante desde las almenas. Eso es lo que debió de querer Felipe de Alsacia cuando mandó construir el castillo de la ciudad allá por el año 1180. Casi ocho siglos y medio después la ciudad flamenca ha crecido en torno a él y aún así Gravensteen, como se le conoce, sigue dominando el paisaje con sus sobrias murallas de piedras, sus almenas inquisidoras y sus banderas gremiales ondeando.

Crea tu propia guía digital de turismo

La visita a este impactante castillo, el de los Condes de Flandes, es algo irrepetible, de esos recuerdos que permanecen imperturbables en la mente de cualquier turista que haya tenido la suerte de visitarlo, porque en él aún se respira la dureza de aquellos años medievales, quizás aún inspirado por el museo que expone en su interior toda una batería de armas antiguas, algunas de ellas ejemplares únicos de la destrucción que provocaban.

consejos para visitar gante

El paseo, sala tras sala, es como un viaje en el tiempo en el que puedes vivir las batallas que allí se sucedieron, y los hechos históricos que marcaron los comienzos de Flandes, siglos antes de que llegara a ser un imperio comercial único en el centro de Europa.

Y el punto culminante, aquel en el que te invito, cuando estés allí, a cerrar los ojos y soñarlo, es el de la planta superior, el del paseo por la muralla y sus almenas, desde donde descubrirás, a tus pies, a toda la ciudad de Gante. Piensa en su Historia y cuando abras los ojos intenta imaginar a la gante del siglo XII, a la de los barrios pesqueros, a la del puerto marítimo y comercial al que hoy conocemos como Graslei y Korenlei y que, sin embargo, comenzó a desarrollarse unas decenas de años después de la construcción del castillo.

Sus propios nombres denotan el comercio tradicional que por aquel entonces abundaba en Gante:  “la calle de las hortalizas” (el Graslei), “la calle del trigo” (el Korenlei), y entonces descubrirás sus ricas casas de comerciantes, las casas de época que fueron restauradas un par de siglos después, en el XV, o el puente de San Miguel desde el que puedes obtener estampas impresionantes de la monumental calle Limburg.

Sigue con la vista el discurrir de las aguas del río Leie y lo verás serpentear, entre canales y elegantes casas, y entonces descubrirás cuál es el corazón de Gante.Porque en Gante, sí, aún se respira su espíritu comerciante.

consejos para visitar gante

Consejos para visitar Gante

  • Gante es una ciudad que puedes ver en un día.
  • Hay excursiones que te permiten pasearla incluso en medio día, pero te recomiendo que pases el día completo allí.
  • Te recomiendo mejor pasar la noche en Brujas y hacer la excursión hasta la cercana vecina flamenca. Para eso, te recomiendo el Academie Hotel en Brujas, un establecimiento con una magnífica relación precio/calidad.
  • Si quieres visitarla por tus propios medios, te recomiendo el tren. Desde Brujas es apenas media hora, y sale un tren casi cada veinte minutos.
  • Puedes visitar en el siguiente enlace la web oficial de la ciudad.

Crear publicacion online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *