La muerte e Internet: ¿Qué ocurre virtualmente cuando alguien muere?

¿Qué sucede con la identidad digital de las personas fallecidas? ¿Y con el perfil en las redes sociales? ¿Existen los testamentos o los cementerios virtuales? Nunca antes la muerte había suscitado tantas preguntas.

Crea tu revista digital ahora GRATIS

La herencia digital de los difuntos ha sido una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. Todos nos enfrentamos antes o después al fallecimiento de un ser querido. En estos momentos nos preguntamos qué va a pasar con todos los datos que esa persona ha ido almacenando en Internet durante años. Cientos de fotos en Flickr, Instagram o Picasa, vídeos en Youtube, cuentas de correo electrónico o perfiles en Facebook, Twitter y el resto de redes sociales quedarán abandonados. Lo preocupante no es solo eso, sino los datos cada vez más delicados (cuentas bancarias, contraseñas etc) que depositamos habitualmente en la red.

Resulta que en el mundo hay 400 millones de internautas que suben a la red miles de millones de datos cada día. Muchos no son conscientes de que algún día ya no estarán aquí para gestionarlos, no se han enfrentado todavía a esta delicada cuestión. ¿Seguiré apareciendo en las búsquedas de Google? ¿Verán mis amigos los mensajes que publiqué en Twitter? La respuesta es afirmativa, a no ser que hagas algo para evitarlo.

Si no te has preocupado por ello, tus cuentas poco a poco se irán inactivando y con los años es posible que desaparezcan sin dejar rastro. Pasará mucho tiempo, porque la huella digital es duradera. Por eso, muchas personas ya han tomado la iniciativa para gestionar un patrimonio virtual cada vez mayor y más personal sobre el que no hay legislación al respecto.

Existen servicios que te permiten configurar un mensaje que se enviará a tus perfiles digitales en caso de defunción. Una de ellas es Mypatrimony.com, con su servicio de email post mortem. Así la triste noticia llegará a tiempo a todos tus amigos virtuales. Google, por su parte, ha lanzado una herramienta en la que puedes decidir el futuro de sus cuentas tras marcharte para siempre y enviar un mensaje póstumo a personas concretas. Multitud de sitios web especializados guardan tu testamento digital hasta el momento de entregarlo a tus familiares (Netarius, Legacy Locker).

Y es que seguir vivo en la red puede ser incómodo. No para el fallecido, que descansa en paz. Sin embargo para sus familiares y amigos puede resultar doloroso. Aunque en otras ocasiones mantener vivo el recuerdo de un ser querido, aunque sea de forma virtual, llega a convertirse en un consuelo.

En Facebook, por ejemplo, los familiares de un fallecido pueden solicitar que la cuenta se elimine o que pase a formar parte de un cementerio virtual donde ya reposan los recuerdos de otros internautas. El resto de redes sociales funciona de manera similar.

Los cementerios virtuales son cada vez más populares. Son páginas específicas que cumplen esta función, donde los familiares y amigos pueden encender velas digitales en memoria del fallecido, dedicarle unas palabras y realizar así su duelo. Puedes encontrar ejemplos en Jardincelestial.com y Elcementeriovirtual.es.

El debate sobre la inmortalidad digital está abierto. Y tú, ¿has decidido ya a quién dejarás tu herencia digital? ¿Qué opinas de los cementerios virtuales?

 

Ana Calzada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *