Los 7 errores más frecuentes a la hora de realizar tu currículum

Seguimos hablando de los pasos que hay que tener en cuenta para que nuestro currículum llegue a las manos adecuadas y sea garantía de conseguir trabajo. ¿Qué fallos,  sin darnos cuenta, nos dejan fuera de un proceso de selección?

Crea tu publicación digital gratuita ahora
Elaborar un currículum no es una ciencia exacta: Cada profesional debe destacar unas áreas determinadas dependiendo de su rama y especialización, además de enfocarlo al tipo de trabajo que estamos buscando. Pero habitualmente metemos la pata en detalles que, si uno no trabaja en recursos humanos y similar, se cometen sin ser conscientes y alejan de cada uno aún más la posibilidad de encontrar trabajo. Te vamos a ayudar a destacarlos y borrarlos para que te quede un currículum 10 digno de comerse el mundo.

  1.  Los errores gramaticales son la principal causa de que un currículum acabe en la basura. La imagen que ofrece de una persona un CV mal escrito es de poco profesional, sin habilidad para redactar (lo que puede dejar en ridículo a la empresa si, al tratar por mail con los clientes o hacer una publicación, escribe con faltas de ortografía como un niño de primaria) y, por lo tanto, nulo para cualquier puesto profesional. Recomendamos enormemente darle al menos cuatro leídas al texto definitivo con detenimiento, habiéndolo pasado antes por Word con el corrector ortográfico activado (Para que indique qué palabras duda que estén bien escritas). También vigila las palabras que se le puedan pasar, por ejemplo, si quieres escribir “para” y se te hubiera olvidado alguna letra, en el caso de “ara” no te lo corregiría porque es una forma verbal que existe y, por lo tanto, es correcta gramaticalmente.
  2. Más de 3 tipos de fuentes (o tipos de letra) darán aspecto muy sucio al currículum, es mejor mantener un estilo depurado e igualado en todo el documento. El uso de negritas también ayuda a que los títulos y palabras clave aparezcan bien destacados sin necesidad de usar diferentes fuentes, las cursivas sólo es recomendable usarla para destacar las fechas o períodos de tiempo que se ha estado trabajando o estudiando una cosa. Y, por favor, evitad usar Comic Sans y otros tipos de letra aniñados. Eso es motivo de cerrar y borrar el currículum según llega a manos del responsable de selección.
  3. A día de hoy muchas empresas demandan control sobre las redes sociales y que se vea que eres una persona “socialmente activa”. Pero se corren muchísimos riesgos facilitando nuestros perfiles en las redes sociales sin revisarlos exhaustivamente. ¿Vería bien tu jefe esas fotos tuyas disfrazado de pirata y en calzoncillos? ¿Eres de los que llena su Twitter de comentarios incendiarios contra su equipo de fútbol rival, los políticos, etc? Ese tipo de cosas son las que tiran especialmente para atrás a una persona que está con el ojo en tus redes sociales para conocer qué tipo de persona eres, ya que puede dar una impresión muy equivocada de ti. En casos extremos, es mejor crearse un perfil en Facebook y demás de señuelo, además de bloquear al público y cambiarle el nombre al personal si ves que esa cuenta no tiene remedio. Y si no tienes cuenta de por sí, es muy recomendable hacerse una. Luego revisa tu dirección de email, muchas veces no nos damos cuenta de que si nos han rechazado es por tener una dirección tipo pepe_terrordelasnenas@hotmail.com (Un truco: Nunca pongáis una dirección de Hotmail, eso también os deja automáticamente fuera).
  4. Las exageraciones y falsedades siempre acaban saliendo a la luz, como se suele decir “antes se pilla a un mentiroso que a un cojo”, por lo que ten mucho cuidado de ser exactamente el profesional que tu currículum dice. Si no te cazan en la entrevista, te cazarán cuando te den el puesto y no puedas responder ni de lejos a las expectativas de la empresa que te ha contratado, asique mejor ir por delante con la verdad que con un pie en la oficina del paro.
  5. ¿Te has fijado en los colores de los hospitales, los documentos de empresa etc? Son tonos que inspiran profesionalidad, limpieza y calma.  A no ser que tu currículum sea de una persona de magisterio o puericultura, los colores neutros irán mejor con tu diseño. Recuerda que tu CV  no es la paleta de Van Gogh, asique opta por grises, azules no eléctricos, verdes y granates oscuro, blanco y negro. Evita poner muñequitos y dibujos para dar mayor seriedad a tu modelo y no nos cansaremos de repetirlo, nada de usar Comic Sans.
  6.  La foto de perfil es otro tema peliagudo. Porque sí, siempre hay que poner foto, siempre hay que dar la cara como candidato, y no siempre sabemos distinguir qué foto sería la más correcta para incluír junto a los datos de nuestra carrera profesional. Para empezar, es preferible que aparezcas en un plano medio, plano medio-corto o primer plano (¿No tienes muy claro cómo es cada uno? Haz click aquí). La ropa debe ser formal, nada de escotes, ni camisetas de tirantes (Siempre media manga o manga larga, preferiblemente con chaqueta), bien planchada, sin manchas y de colores claros. Evitemos los rojos, dan aspecto agresivo y pasional, también evitar llevar el color corporativo de la empresa a la que vas a presentar el currículum (Resulta bastante infantil, por ejemplo, mandar tu curículum a Bankia y aparecer en la foto con una corbata verde lima) y si dudas de qué color es el más apropiado siempre usa un azul claro, se asocia con la calma, la profesionalidad y la sinceridad (Los abogados eligen, por ejemplo, ropas de este color para los juicios para parecer más convincentes y sinceros). Nada de usar un recorte de tus fotos de vacaciones, de excursión o de boda, por muy guapo que creas que has salido en ellas lo único que van a dar es una imagen poco seria de ti. Y tu expresión en la foto debe ser relajada, con una sonrisa ligera y una posición nada forzada, las empresas ahora prefieren esa naturalidad a las fotos de frente y cara seria. ¡No te estás haciendo la foto del DNI ni eres un presidiario!
  7. Tu imagen debe irradiar positivismo, animar a que te contraten y formes parte de un equipo. Omite bastantes  datos negativos (tengo carné pero no coche, no tengo disponibilidad para viajar, etc), datos muy personales o que generen controversia, ni tus características físicas (como la orientación sexual, tus creencias religiosas, tu afiliación política, estado civil; si tienes planes de boda, si te gustaría tener hijos, o incluso cuántos niños tienes). Te estás haciendo valer como profesional, y si necesitan saber más datos de ti como persona, en la entrevista ten preparadas las respuestas para cuando lleguen esas preguntas. Pero, de primeras, no les ofrezcas esos datos.

Siguiendo estas pautas ya tienes bastante ganado a la hora de hacer tu currículum. Para que el aspecto físico del mismo sea atractivo y te diferencie, te animamos a probar nuestras plantillas de currículum, videocurrículum y portlofio profesional.

 Editafácil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *